martes, 2 de agosto de 2011

Contexto histórico

La religión jugaba un papel muy importante y es el factor más destacable que influyó en el pensamiento de Descartes, Hume y Kant. Aunque la Iglesia católica no contaba con la autoridad que poseía sobre los reyes de los distintos estados o reinos y por ende en la toma de decisiones en la Edad Media, seguía siendo muy influyente. En ese entonces, la teoría del origen divino del poder político ya no era tenida en cuenta y los gobernantes no basaban su poder en el mandato divino, sino que basaban el origen de su poder en el pueblo. A pesar de esto, la forma de gobierno más frecuente era la monarquía absolutista, en donde la participación del pueblo era nula, sin embargo lo que queremos marcar es que los gobernantes ya no fundamentaban el origen de su poder en Dios sino que en el pueblo, por ejemplo: los monarcas eran “déspotas ilustrados” ya que realizaban obras, construcciones, monumentos, etc para fomentar la educación y la cultura en general de la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada